Noticias

articulo3

1. INTRODUCCIÓN

Como siempre, este tipo de encargos académicos, para quien escribe este artículo, son motivos de singular beneplácito, por varias razones: una de ellas es el aprovechamiento de mi experiencia personal como ex Comandante General de la V División de nuestro Ejército, para plantear iniciativas que permitan la creación de polos de desarrollo e integración fronteriza; otra razón es el conocimiento de nuestro sistema de fronteras, obtenido como jefe de la 3ª División de Estado Mayor Conjunto los años 2006 y 2007, períodos de tiempo en los cuales se hicieron diversas presentaciones al jefe del Comando Conjunto de dichos años, en las cuales se revisaba al detalle nuestro sistema de vigilancia y fronteras, para posteriormente formular el Plan de Visitas a las diferentes zonas de frontera, con la finalidad de detectar falencias, deficiencias, omisiones y carencias para que una vez terminadas las visitas, hacerlas de conocimiento del jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, con el objeto de que se adopten las medidas de solución a las eventuales deficiencias. Otra razón aprovechable fueron nuestras relaciones que en unos casos fortalecimos y en otros establecimos, con los pobladores de las zonas fronterizas.

Como ya lo hemos expresado anteriormente, en 2012, el Comando del Ejército me asignó el cargo de Comandante General de la entonces Quinta Región Militar, teniendo como área territorial bajo mi responsabilidad a todo el Dpto. de Loreto. El Puesto de Comando de esa Región Militar se encontraba tal como continúa ahora, en Iquitos, y sus unidades orgánicas lógicamente se encontraban en la zona de frontera, con las que solo se tenía comunicación por radio. Hubo un intento loable de instalar un sistema de comunicaciones, cuando entonces se desempeñaba como Comandante General del Ejército el Gral. Guibovich, pero las condiciones meteorológicas y otras razones de carácter técnico, impidieron establecer dicho sistema, que posibilitara el mantenimiento del enlace al Comando del Ejército con las Regiones Militares de manera sostenida y, consecuentemente, no fue posible mantener el enlace con los puestos de vigilancia en tiempo real, tal como lo exige un sistema de vigilancia moderno y óptimo.

No podemos ser críticos a ultranza de quienes intentaron instalar el sistema de comunicaciones integral, de manera que haya comunicación desde el Cuartel General del Ejército, porque ello sería desconocer las características del terreno, totalmente inestable, húmedo, carente de rocas y material para la construcción de carreteras. Asimismo, sería minimizar las condiciones meteorológicas de nuestra Amazonía, es decir, desconocer la intensidad de las lluvias, los vientos huracanados, que deja al poblador emplear los ríos como únicas vías de comunicación, que constituyen los medios de transporte, tanto para personal como para carga pesada. Existen zonas de la Amazonía que presentan características favorables para la construcción de carreteras, por eso existen las carreteras Federico Basadre, Fernando Belaunde y otras, incluso existe la carretera Iquitos- Nauta, la cual demanda continuo mantenimiento. Por otro lado, existe también en el norte la carretera que partiendo de Chiclayo llega a Saramiriza, como parte del IIRSA. Estos intentos de establecer una red vial terrestre en Iquitos y en todo el departamento de Loreto son necesarios, sin embargo, han trascurrido décadas y no se ha podido avanzar por las razones antes expuestas.

Las vías fluviales de la Amazonía, tienen otro factor en contra, son muy lentas, particularmente porque tienen que seguir la ruta que siguen los ríos caudalosos, los cuales son muy sinuosos y cuando hay escasez de lluvias las embarcaciones de gran calado no pueden salir. Todas las características señaladas anteriormente ocasionan que la vía aérea sea la ruta más segura y rápida en la Amazonía, pero dicha situación encarece los artículos de primera necesidad y de manera general todos los artículos que requiere la población; es por ello que el gobierno desde hace décadas mantiene subsidiados los combustibles y cuando ha habido intentos de reducir dicho subsidio, se han producido grandes protestas sociales. Lo que no se da en Iquitos es la reducción de los precios de los pasajes aéreos, situación que afecta particularmente a la gente de menores recursos, que tiene que viajar por diversos motivos, incluyendo consultas y tratamientos médicos. Es preciso señalar que las aeronaves que cubren las rutas de Lima-Iquitos, normalmente no van hacia los poblados del interior de nuestra Amazoní a, rutas que son cubiertas de manera limitada por vuelos de empresas petroleras y de acción cívica de la Fuerza Aérea peruana, solo a los poblados que disponen de aeródromos.

Este escenario es el real de nuestra Amazonía, al cual centro mi atención por mi mayor conocimiento de la región, por ello, en este artículo revisaremos con mayor detalle la situación económica, política y social de la Amazonía, sin que esto signifique no tomar acciones en el resto del sistema de vigilancia de fronteras, que hasta la fecha lo tiene a cargo el CCFFAA. Los resultados de este diagnóstico nos permitirán emitir propuestas de la participación del Ejército en la creación de polos de desarrollo e integración fronteriza. Las propuestas tendrán por finalidad sugerir la ubicación de los referidos polos de desarrollo, y las posibilidades del Ejército en la creación de dichos polos, y lo que es más importante, establecer, si es posible, el apoyo sostenido del Instituto a los mencionados polos de desarrollo, con los recursos con que cuenta. Finalizaremos este artículo poniendo a vuestra consideración, algunas conclusiones y, por supuesto, algunas recomendaciones.

2. DIAGNÓSTICO DE LA ECONOMÍA, LA POLITICA Y EL CAMPO SOCIOLÓGICO DE LA AMAZONÍA

Según el INEI, el territorio loretano cuenta con más de un millón de habitantes (2012), inicialmente fue poblado por sucesivas oleadas de grupos indígenas errantes. Durante la Colonia, pocas misiones tuvieron éxito en formar algunas poblaciones permanentes, principalmente por su aislamiento. A fines del siglo XIX, la explosión de la Fiebre del Caucho produjo súbitas fortunas en manos de los caucheros y la forzada esclavitud de cientos de indígenas; durante este período se exploró los ríos de la selva y se consolidó la ciudad de Iquitos como capital departamental desde la escisión del departamento de San Martín en 1897. La economía de la Amazonía tiene como eje central a las actividades económicas de Iquitos, Pucallpa, Tarapoto y ahora a la emergente Saramiriza. Lo que pude observar durante el año en que me desempeñé como Comandante General de la Quinta Región Militar es mucha pobreza, la mayoría de los artículos que se consumen en la ciudad y sus alrededores lo traen de fuera de la región amazónica, a excepción de pescado de río, cítricos, plátano, camu camu, ají, yuca y yerbas aromáticas; el resto de artículos lo compran en otras ciudades, principalmente de Lima. Iquitos y Pucallpa son las metrópolis de la Amazonía, a las cuales acuden los pobladores del interior de esta a vender sus productos y a comprar lo que necesitan para su subsistencia. En Iquitos se desarrolla la mayor actividad comercial, y en el centro de la ciudad existen numerosas casas de cambio y préstamos de dinero en efectivo, indicativo de que en Iquitos circula gran cantidad de dinero de origen ilegal. Dicha ciudad es pequeña, y en ella se conservan aún algunas casas de la época de la explotación del caucho. Es una ciudad caótica, con grandes carencias como es el saneamiento de agua y desagüe, así como un tránsito muy desordenado, lleno de motos lineales, e inevitablemente constituye la fuente de obtención de víveres frescos, por lo menos para las unidades del Ejército y de las otras Instituciones Armadas cuyas sedes se ubican en esa ciudad. El Ejército abastece con algunos artículos de clase I y III a las unidades de frontera, por lo que inevitablemente se involucra en el movimiento económico de Iquitos. Esta situación en la que obligadamente interviene el Ejército, puede aprovecharse para llevar y/o traer productos a las comunidades más alejadas. Hubo un intento cuando estuve de Comandante General, pero no prosperó por la falta de difusión y de los fondos necesarios para establecer y hacer funcionar un sistema de apoyo de transporte a las poblaciones, en las cuales se ubican algunas sedes de puestos de comando de unidades del Ejército; sin embargo, debería tenerse en cuenta para ver su factibilidad de ejecución, como mínimo cuando regresan las embarcaciones vacías, después del abastecimiento regular realizado a las unidades de frontera.

Por otro lado, en el interior de la Amazonía existen poblaciones que tienen aeródromo, tales como Gueppí, El Estrecho y Caballococha, a las cuales se realizan vuelos subsidiados hasta la actualidad y que pueden convertirse en polos de desarrollo, con apoyo de vuelos durante el abastecimiento a las unidades donde justamente existen esos aeródromos. Esta tarea es urgente realizar, ya que particularmente El Estrecho y Caballococha se caracterizan por desarrollar actividades de narcotráfico. En el gobierno anterior se creó el proyecto de la construcción de “Tambos”, los que se ejecutaron en algunos lugares de la sierra; dicho proyecto podría continuarse y construir “tambos” en Gueppí, El Estrecho y Caballococha.

De una manera general, el poblador del interior de la Amazonía vive de la pequeña agricultura, de la pesca y de la caza, se encuentran en un estado elevado de pobreza, por lo que puede ser captado fácilmente por el narcotráfico y la tala ilegal de madera, por ello es importante que el gobierno tome cartas en el asunto para emplear al Ejército en la creación de polos de desarrollo y de integración fronteriza, se requiere la renovación de las embarcaciones de la flota fluvial que se dispone, pasando de dos (02) embarcaciones para carga pesada que tiene, a seis (06) como mínimo, con una capacidad de carga de 100 tm cada una. El SIMA puede construir las embarcaciones; así mismo, para evitar que el poblador vea como expectativa de vida el narcotráfico, debe  construirse  en el menor  tiempo posible los “tambos”, que en infraestructura no deben ser otra cosa que módulos de material temporal y/o de material noble, ello dependerá de las facilidades de transporte que disponga cada lugar que se elija, para la instalación de dichas construcciones; también debe transportarse a los lugares de los futuros polos de desarrollo, el equipo mecánico necesario, con la finalidad de habilitar terrenos para dedicarlos a la agricultura; así mismo, debe dotarse a duchos polos de desarrollo la maquinaria y herramientas necesarias para desarrollar una actividad de explotación de madera, pero de manera formal y sostenible, es decir, supervisada por el Estado, para garantizar la no depredación de los bosques. Para hacer viable el proyecto de los “tambos” debe haber una voluntad política de las autoridades, y una permanente coordinación entre el Ejército, los Gobiernos Regionales y la Marina de Guerra, institución a la que por Ley le corresponde garantizar la seguridad de las cuencas fluviales, ríos y lagos. De otro lado, la Marina tiene dentro de sus funciones la realización de acciones cívicas para las poblaciones ribereñas de los ríos navegables de la Amazonía, con lo cual se potenciaría la ayuda a dichos pobladores, pero con la condición de que dicho apoyo sea temporal, y no se convierta en asistencialismo político, aprovechable para el gobierno de turno.

En el 2012 hubo un intento de parte de la Marina de Guerra para desarrollar acciones en favor de las poblaciones ribereñas de la Amazonía. Sus barcos de investigación se convirtieron en “plataformas itinerantes”, las que adicionalmente fueron equipadas con módulos del Banco de la Nación,  en los cuales los profesores y los profesionales que trabajan en lugares alejados  podrían cobrar sus haberes en el menor tiempo posible; también contaban con funcionarios  de la Reniec y con sistemas con los cuales los médicos de la tripulación podrían diagnosticar enfermedades o emergencias en tiempo real, con la finalidad de salvar vidas y atender emergencias oportunamente. Estos modelos de apoyo a las poblaciones ribereñas de los ríos de la Amazonía son herramientas muy importantes para hacer sentir la presencia del Estado en poblaciones sumamente pobres y fortalecer la identidad nacional en los pobladores, quienes al no tener el apoyo de “su Estado” acuden al Estado vecino. Aunado a las acciones antes mencionadas, el Ejército proporcionaría seguridad a los mencionados “tambos”, los cuales podrían instalarse como instalaciones piloto en El Estrecho, donde  existe una estación naval de la Marina, recientemente construida y que dispone de todas las facilidades, para que en coordinación con el BIS N° 3, vayan progresivamente construyéndose los “tambos”, los que como mínimo deben estar integrados por módulos, en los cuales cumplan sus funciones representantes de los Ministerios de Educación, Ministerio de Vivienda, Ministerio de Salud, Ministerio de Agricultura, del Ambiente, de Desarrollo e Inclusión Social, así como de los Gobiernos Regionales y Locales.

La instalación de los “tambos” debe ser un proceso, y los lugares donde se instalen tendrán que disponer de facilidades como aeródromos y puertos fluviales, en consecuencia, y de manera progresiva, posteriormente se construirán “tambos” en Gueppí y Caballococha que son sedes de los puestos de comando del BIS N° 83 y del BIS N° 49, respectivamente, inclusive en Caballococha viene funcionando desde el 2014, el puesto de comando de la 35ª Brigada de Selva, cuyo Comandante General puede ser un gran impulsor del polo de desarrollo de Caballococha.

El departamento de Loreto tiene una extensión de 368,852 km² (28% del territorio peruano), es el departamento más extenso, y la séptima mayor entidad subnacional de Sudamérica y de toda la América Latina, por detrás de cinco estados de Brasil (AmazonasParáMato GrossoMinas Gerais y Bahía) y del departamento de Santa Cruz de Bolivia; sin embargo, a la fecha no hay megaproyectos previstos para el desarrollo de Loreto, dado que los políticos se orientan más a las regiones de la costa y la sierra,  en donde hay más densidad poblacional que en la selva donde, según el INEI, apenas se cuenta con 2,4 hab/km² (2012) haciendo a la región selvática poco atractiva para obtener réditos políticos; es por ello que  la inversión pública para Loreto requiere fundamentalmente de una voluntad política del más alto nivel, para que el desarrollo e integración de las zonas fronterizas, constituya una Política de Estado, ya que esta política no solo concierne a la Amazonía, sino que en la realidad todo el sistema e integración de nuestras fronteras se encuentra abandonado, particularmente la zona sur y la zona que se ubica frente a Brasil, con el cual compartimos más de 3000 km de frontera y en donde la infraestructura de los puestos de vigilancia es deplorable, a diferencia de los puestos de vigilancia de la Marina de Guerra  que en mejores condiciones cumplen su misión. Vuelvo a insistir, en que los polos de desarrollo e integración fronteriza constituyen una Política de Estado impostergable, que permita asignar los fondos necesarios para que los funcionarios que trabajen en los módulos que integrarán los “tambos” cumplan con sus labores de asesoramiento en agricultura (cultivos alternativos para las zonas cocaleras), transporte de los productos  cosechados, incluyendo la madera, hacia mercados más competitivos, titulación de tierras, atención de salud, para disminuir las tazas de mortalidad, particularmente infantil, regularización documentaria de identidad personal, a cargo del Reniec, matrimonios, asesoramiento en la construcción de módulos de vivienda, agua, desagüe y otras funciones que cada ministerio estime pertinente. En cuanto al Ejército, los funcionarios del Reniec facilitarían la regularización de la documentación de identidad del personal de reclutas, que en su mayoría no disponen siquiera de partida de nacimiento. Desconozco si la Marina continúa con sus plataformas itinerantes, pero considero que deberían impulsar la ayuda que se brindaría desde los proyectados “tambos”, como actividad complementaria.

En lo que respecta al campo sociológico, el poblador amazónico es esencialmente de espíritu aventurero, busca siempre nuevos horizontes para salir de la pobreza, le gusta conocer otras realidades sociales, no es consciente de que la educación es la mejor herramienta para salir de la pobreza de manera sostenida. Gusta de trabajos eventuales, le encanta viajar, no es ambicioso, con lo que puede conseguir de su trabajo se contenta. Estos rasgos de conducta constituyen un obstáculo que el representante del Ministerio de Educación tendrá que trabajar, para convencer a sus alumnos de que la educación es el mejor camino para salir de la pobreza. De manera similar, los representantes de los otros ministerios que constituirán los futuros “tambos” tendrán que trabajar para erradicar el particular pensamiento y la cosmovisión de los pobladores amazónicos, en los aspectos que colisionan con el progreso y la modernidad en la cual nos desenvolvemos. El Ejército y las otras Instituciones Armadas también tienen responsabilidad para convencer a sus licenciados en regresar a sus lugares de origen, porque en base a ellos se generarán los polos de desarrollo. En relación al poblador de las ciudades amazónicas, en cuanto terminan la secundaria, en su mayoría emigra a Lima en busca de oportunidades, y en un menor porcentaje en busca de ingresar a una universidad para lograr graduarse y ejercer una profesión. Existe también un aspecto que el Ejército y las otras instituciones armadas pueden realizar para poblar los futuros polos de desarrollo, se trata de la Ley N° 26511, que reconoce al personal que participó en los conflictos en dos (02) categorías: como defensores calificados de la patria y como combatientes. En dicha Ley se prevé la entrega de terrenos en zonas fronterizas al mencionado personal calificado como combatiente con la titulación correspondiente.

En el campo político, lo que pude observar es que en Iquitos se centra el trabajo político, esto resulta obvio porque fuera de las ciudades la densidad de la población es muy reducida y de poco interés para los políticos tradicionales. En Iquitos existen sedes de los partidos tradicionales, tales como el APRA, el PPC, APP, que son los más notorios, sin embargo, en las contiendas electorales, son los movimientos regionales quienes tienen las preferencias de la población; esto se debe a la baja cultura política de la comunidad. Cabe hacer notar que la corrupción es el factor negativo que ha calado en la población, generando desconfianza en los políticos, prueba de ello es que el anterior gobernador regional estuvo preso por delitos de corrupción. Existe además en Iquitos el Frente de Defensa de los Intereses de Iquitos, de tendencia izquierdista, que es la agrupación política que ha generado huelgas y paros en reclamo por actos de corrupción, incumplimiento de promesas electorales, demora de obras como lo fue el cambio total de los sistemas de agua y desagüe de la ciudad, que había empezado el 2011, pasó todo el 2012 y quedó inconclusa hasta cuando me retiré, en el 2013.

Durante el 2012 no hubo en Iquitos mayor agitación política, el Frente de Defensa estuvo inactivo, el periodismo y las radios locales indicaban que el gobernador regional, Iván Vásquez, había comprado a los dirigentes de dicho frente; sin embargo, hubo un colectivo que se dedicó a recolectar firmas para declarar la vacancia respectiva de Vásquez; no obstante, cuando iban a ser enviados los padrones a Lima sospechosamente fueron sustraídos y no se llegó a concretar dicha vacancia. Por otro lado, el alcalde de Iquitos no tenía muchos simpatizantes y era muy criticado por la forma como conducía la alcaldía, su impopularidad llegó al límite cuando dicha autoridad, estando en Lima, sufrió un grave accidente cuando realizaba un vuelo de parapente en la Costa Verde. Nunca pudo recuperarse completamente y fue vacado por la teniente alcaldesa, la cual siguió en funciones a mi retiro en enero del 2013.

Como puede apreciarse, la problemática del comando de las unidades, cuyas sedes se encuentran en la selva, es muy complicada; por ello es necesario impartir instrucción a los jefes de unidad nombrados, respecto a las relaciones que deben mantener con los pobladores de los asentamientos humanos que se encuentran en su sector de responsabilidad, particularmente con las autoridades. Los jefes de unidad deben tener conocimiento de la formulación de PIP, así mismo, deben tener conocimiento del procedimiento de presupuesto participativo, con la finalidad de contribuir con su asesoramiento a los ejecutantes de dichos presupuestos, para evitar demoras innecesarias, teniendo como base la legalidad en la cual se debe apoyar dichos asuntos legales, evitando problemas que afecten la imagen institucional.

Del conocimiento que tengo de los puestos de vigilancia de la zona amazónica puedo afirmar que el sistema de vigilancia e integración territorial que desde hace décadas tenemos en vigencia, no funciona, no porque el factor humano falle, sino que existen otros factores que vulneran la eficacia del referido sistema; lo cual se puede demostrar indicando que en el 2007 se asignaron grandes cantidades de dinero para optimizar nuestro sistema de vigilancia e integración fronteriza, mejorándose los puestos de vigilancia; pero el clima totalmente adverso, en pocos años vuelve a afectar dichos puestos, volviendo a la situación de precariedad que normalmente  tienen, llegándose a la conclusión que el mejor sistema de vigilancia de fronteras es el que se está planteando, es decir, un sistema con “fronteras vivas”, apoyadas por el Estado de manera permanente, hasta lograr que los “polos de desarrollo” se consoliden, y se cumpla con el objetivo de nuestro planteamiento.

 

3. CONCLUSIONES

 

  • El atraso y postergación de la Amazonía peruana se debe principalmente a la falta de vías de comunicación, que enlacen particularmente a Iquitos y poblaciones ribereñas con carreteras como la Federico Basadre y la carretera IIRSA I (Saramiriza).
  • Se requiere con urgencia se declare de necesidad pública la modernización del sistema de vigilancia e integración fronteriza, para efectos que se convierta en una política de Estado, que trascienda los gobiernos hasta lograr un sistema moderno, integrado y con polos de desarrollo que le otorguen sostenibilidad en el tiempo.
  • Es necesario que se asignen los fondos respectivos para implementar una flota fluvial del Ejército que le otorgue las capacidades necesarias para autoabastecerse y poder transportar en los viajes de retorno, los productos de las comunidades ribereñas a los mercados de Iquitos, Pucallpa y hasta Lima.
  • El proyecto de la construcción de “tambos” para ayudar a las poblaciones de menores recursos es totalmente viable. En un breve proceso y a manera de piloto, se debe construir en El Estrecho un “tambo”, por las facilidades que tiene; luego se construirán “tambos” en Nueva Barranca, Tte. López, Pantoja, Gueppí y Caballococha; la seguridad de los “tambos” será de responsabilidad de las unidades del Ejército en donde se instalen.
  • Tiene que realizarse un trabajo muy profesional y convincente para convencer a los licenciados, a que regresen a sus lugares de origen y en base a ellos generar los polos de desarrollo que se requieran para garantizar la integración del sistema fronterizo.
  • Se tienen que identificar las debilidades del pensamiento del poblador de la Amazonía, para trabajar sobre ellos y revertir sus efectos, evitando que se generen limitaciones al proyecto de polos de desarrollo e integración fronteriza.
  • El escenario político de la Amazonía no afectará el desarrollo del proyecto de generación de polos de desarrollo y de integración fronteriza, por el contrario, de tener éxito los políticos tratarán de obtener el máximo provecho.
  • Las asociaciones y otras instituciones que han creado los licenciados de las Fuerzas Armadas constituyen un potencial humano al cual deben dirigir su atención los Ministerios de Defensa y del Interior, para que mediante una propaganda masiva sean captados para poblar los futuros polos de desarrollo e integración fronteriza.
  • Los comandantes de unidad deben preocuparse prioritariamente de asesorar a las autoridades para ejecutar sus presupuestos, para lo cual deben conocer una serie de asuntos legales, particularmente los que conciernen a los presupuestos participativos.

 

4. RECOMENDACIONES

 

  • Mediante Decreto Supremo, la PCM debe declarar de necesidad pública la creación de los futuros polos de desarrollo e integración fronteriza, convirtiendo este proyecto en Política de Estado, teniéndose en cuenta los elementos de juicio mencionados anteriormente.
  • Como consecuencia de lo descrito inicialmente, la PCM debe promover la revisión, mejoramiento y optimización de la creación de los polos de desarrollo e integración fronteriza, mediante la formulación y aprobación de una Ley que declare en emergencia el Sistema de Integración y Vigilancia de Fronteras.
  • En el dispositivo legal antes mencionado deben considerarse los fondos necesarios para la creación e implementación de los futuros polos de desarrollo e integración fronteriza.
  • El Ministerio de Economía y Finanzas debe poner a disposición de los Ministerios encargados de la creación e implementación de los futuros polos de desarrollo, los fondos correspondientes.
  • El Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social debe coordinar con el CCFFAA sobre la difusión masiva de los beneficios que traerá consigo la creación de los indicados polos de desarrollo e integración fronteriza.
  • Los Ministerios de Transportes, Salud, Educación, Vivienda y otros involucrados en dicho proyecto, deberán coordinar sus acciones con el Ministerio de Defensa para los aspectos relacionados al campo militar, incluyendo el transporte de los licenciados a las zonas de frontera de su elección.
  • Los jefes de unidad de la selva deben recibir una capacitación especial, antes de viajar a sus unidades, para ponerla en práctica durante el ejercicio de su comando. Dicha capacitación debe estar orientada al conocimiento de las normas legales relacionadas a la formulación de PIP, programas participativos con autoridades locales, regionales y otros, que tengan que ver con la organización y ayuda a las poblaciones y sus autoridades en la creación de los polos de desarrollo.

 

PROYECTO PILOTO DE “TAMBO” PARA POLOS DE DESARROLLO E INTEGRACIÓN FRONTERIZA

 

 

 

 

 

 

¡Deja tu Comentario!

Tu correo electrónico no será publicado.